EN DEFENSA DE LAS TRADICIONES.

- Publicidad -

Ahora que está próxima la celebración de la Semana Santa vamos a hacer algunas reflexiones sobra la importancia de mantener y celebrar las tradiciones. En la disciplina de “Ritual y creencia” (1), dentro de la licenciatura en Antropología Social y Cultural, podíamos encontrar definiciones como las siguientes: “Las creencias religiosas son representaciones que expresan la naturaleza de las cosas sagradas y las relaciones que mantiene, sea unas con otras, sea con las cosas profanas. Los ritos son reglas de conducta que prescriben cómo debe comportarse el hombre con las cosas sagradas." Para ello el hombre y las diferentes culturas precisan de los símbolos, entendidos “como elementos que representan la realidad, la visión estructuralista de los símbolos como vigas mentales que enmarcan una realidad cultural” (2) “Explorar la naturaleza de los símbolos (que corresponden a los niveles ecológicos, sociales, ideológicos y contextuales de la cultura) […] investigar cómo un medio urbano dado afecta a la cultura, percepciones, actitudes, creencias y valores de sus habitantes […] se aprecia la creación de símbolos comunes” (3) Pero, ¿qué es la tradición? El término encierra, en muy distintas áreas de la vida humana, la idea de los modos de hacer las cosas que la sociedad considera convenientes preservar en el tiempo, y que por lo tanto se transmiten de generación en generación. Los orígenes de esta palabra se remontan al latín traditio, proveniente del verbo tradere, “trasmitir” o “entregar” (4). De ahí la importancia de las tradiciones pues son una parte vital de cómo interactuamos con el mundo que nos rodea. Proporcionan un sentido de identidad y pertenencia que ayuda a dar forma a nuestra cultura y nuestras vidas. Y aquí es en donde entran en juego las definiciones citadas más arriba, puesto que en el centro de las tradiciones hay un conjunto compartido de creencias, valores, símbolos, costumbres y rituales que se transmiten de generación en generación. Estas tradiciones se pueden trasladar a través de la familia, la religión o incluso las comunidades ya que dan un sentido de arraigo y pertenencia, además de proporcionarnos estructura y estabilidad. Sirven como recordatorio de quiénes somos y nuestra conexión con el pasado. Al valorar las tradiciones, honramos a las personas que nos precedieron y las luchas que enfrentaron para mejorar nuestras vidas, ya que pueden proporcionar una fuente de consuelo en momentos de dificultad o cambio. Y es que comprender las prácticas y los rituales tradicionales contribuye a aliviar el estrés y el dolor cuando se enfrentan los desafíos de la vida.

Las tradiciones también pueden ser beneficiosas en términos de salud y bienestar; así las recetas tradicionales pueden ofrecer opciones nutritivas, mientras que las prácticas curativas ligadas a la tradición pueden ser alternativas viables a la medicina moderna (5). Muchas veces estas conexiones pueden durar mucho después de que finalice el evento inicial. Son estos engarces los que ayudan a construir comunidades y relaciones sólidas y fructíferas en toda la sociedad. Pueden ayudar a promover el desarrollo económico en las comunidades locales (6). Preservar las prácticas culturales tradicionales, como la artesanía o la cocina, puede atraer a turistas interesados en experimentar la cultura auténtica, sin contar con la preservación y creación de empleos.
Pero es imprescindible tomar conciencia de por qué son importantes las tradiciones. Aparte de lo ya expuesto, añadamos que estar asociados en ceremonias religiosas o eventos culturales nos dan una sensación de orgullo y conexión con nuestros antepasados. Practicar las tradiciones tanto como sea posible, asistir a servicios religiosos o eventos culturales, celebrar días festivos asociados con sus tradiciones, o cocinar platos tradicionales compartirlas con los demás recetas o historias asociadas. Lógicamente se debe hacer con mesura y sin querer “sacar patilla de donde no hay pelo”, o importar tradiciones foráneas como es la anglosajona Halloween, ampliamente respaldada, en un principio, en espacios de enseñanza y que ya se ha extendido a otros ámbitos. ¿Terminaremos comiendo pavo el cuarto jueves de noviembre? Las tradiciones se han ido tejiendo con el paso del tiempo, vinculadas siempre a la unión familiar, social o colectiva. A lo largo de la historia, las familias han utilizado las tradiciones como una forma de unir a todos y crear un sentido de pertenencia y unidad. En el mundo actual, las tradiciones familiares son más importantes que nunca, ya que no sólo acercan a las personas, sino que también ayudan a crear una base sólida para las generaciones futuras. Las tradiciones deberían ser parte de la cultura popular de cada comunidad. Ya sea en forma de celebración en Navidad, homenaje a los difuntos (7), o el ya aniquilado por las autoridades educativas, jueves lardero (celebrado en otras comunidades y ya citado por El Arcipreste de Hita en El libro de buen amor) La celebración de la Navidad, aquí en España, o Acción de Gracias en otros países, son tradiciones muy vinculadas a lo cultural y que alimentan el sentimiento de identidad como comunidad.
En suma, que al celebrar días festivos, asistir a eventos especiales o participar en actividades tradicionales, mantenemos o mantendríamos viva y próspera nuestra cultura. Como dijo Higinio Marín: …más tradiciones y menos adicciones…(8)

Benito Cantero Ruiz. Catedrático de Gª e Historia y Dr. en Antropología.

(1) RUBIO HERNÁNDEZ, Rogelio. Antropología: religión, Mito y Ritual. Madrid, Cuadernos de la UNED, 11991
(2) https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADmbolos_(antropolog%C3%ADa)
(3) CÁTEDRA, María. Un santo para una ciudad. Barcelona. Ariel. p.19
(4) https://concepto.de/que-es-tradicion/#ixzz8ToN9xEJF 5FERNÁNDEZ JUÁREZ, Gerardo. Los kallawayas. medicina indígena en los Andes bolivianos Univ. Castilla-La Mancha, 1998

(6) CORNEJO VALLE, Mónica Las representaciones del desarrollo local un estudio de caso
Localización: El patrimonio cultural como factor de desarrollo: estudios multidisciplinares / coord. por Luisa Abad González, 2006, págs. 297-312
(7) Festividad, por cierto, de fuerte raigambre y singular celebración en nuestro pueblo y que, desde hace un tiempo, dejó de ser fiesta local. Se ha impuesto el trueque de fechas, en algunos casos sin festividad alguna, además de darle paso y manga ancha a celebraciones totalmente ajenas a nuestra cultura.
(8) Menos poseer y más comunicar, más tradiciones y menos adicciones: un diálogo con Higinio Marín. https://www.religionenlibertad.com/cultura/337053610/menos-poseer-mas-comunicar-mas-tradiciones-menos-adicciones-dialogo-higinio-marin.html


- Publicidad -

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

MÁS NOTICIAS

client-image