spot_img

El estigma de la salud mental

Artículo de opinión de Nerea Fernández Alcolea


“Cerca de 1.000 millones de personas en el mundo viven con un trastorno de salud mental. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cuatro personas podría sufrir un trastorno mental al largo de su vida “.  Y estas personas que sufren un trastorno de salud mental deben enfrentarse a dos problemas, por un lado, afrontar su propia enfermedad y por otro lado luchar contra la discriminación y el estigma que se asocia a su enfermedad.

“Erving Goffman utiliza así el término estigma para referirse a un < atributo profundamente desacreditador >, es decir una característica que ocasiona en quien la posee un amplio descrédito o desvalorización, como resultado que dicha característica o rasgo se relaciona en la conciencia social con un estereotipo negativo hacia la persona que lo posee”.  Con el término estigma hacemos referencia a un conjunto de actitudes negativas hacia a un grupo social que tiene un rasgo diferente a nosotros y que es fácil de identificar.

- Publicidad -

Este estigma que ha creado la sociedad sobre los trastornos de la salud mental hacen que la vida de las personas que sufren alguna enfermedad de salud mental tengan una vida más difícil, tengan dificultad a la hora de encontrar trabajo, de mantener una relación estable o de vivir en una casa. Estas dificultades que se encuentran las personas que tienen algún trastorno es debido a que la sociedad tiene una visión estereotipada sobre las enfermedades mentales y como afectan a las personas.  Esta visión que tiene la sociedad sobre la enfermedad mental ha creado dos tipos de estigma, el auto estigma y el estigma público.

El auto estigma: es cuando una persona que sufre una enfermedad mental acepta los prejuicios sobre su enfermedad y acaba creyéndose esos prejuicios y los estereotipos sobre su enfermedad y conlleva a tener una baja autoestima.

Estigma público: consiste en las reacciones de la sociedad hacia un grupo que sufre una enfermedad mental. Con estos estigmas lo que provoca es que las personas que tienen algún problema de salud mental tengan miedo de pedir ayuda a sus familiares o recibir atención sanitaria o ir al psicólogo.

-Publicidad-

Este estigma público también está provocado por el lenguaje que utilizamos cuando nos referimos a personas que tiene un trastorno de salud mental.  debemos evitar expresiones como “no tiene nada “o “solo quiere llamar la atención” que resultan muy perjudiciales, e utilizar expresiones como “es una persona con un trastorno de salud mental “o usuarios de servicios de salud mental”. También debemos cambiar forma de referirnos a una persona que tiene una enfermedad mental debemos decir que una persona tiene esquizofrenia en vez de esquizofrénico.  Cuando hablamos sobre la salud mental de una persona debemos hablar sobre lo que está sintiendo esa persona en ver de utilizar términos psiquiátricos.

Pero no solo el lenguaje hace que tengamos ese estigma también contribuye los medios de comunicación, que es nuestra principal fuente de información para conocer los trastornos mentales. Los medios de comunicación transmiten el mensaje de que las personas que tienen una enfermedad mental son delincuentes que hay que meter en prisión, son violentos o peligrosos.  Estas informaciones que nos dan los diferentes medios de comunicación hacen que la sociedad perciba a las personas con problemas de salud mental que son diferentes a ellos y que son peligroso y pueden atacar a las personas, cuando en realidad, estas personas corren más riesgo de hacerse daño a sí mismos que atacar a otras personas. Por eso es importante que los medios de comunicación eviten generar o mantener los prejuicios   sobre las personas que sufren un trastorno mental.

Para poder luchar contra el estigma de la salud mental que hay en la sociedad y en los medios de comunicación debemos construir procesos de información, interacción social y modificar la estructura de las sociedades para que sea un cambio real y sostenido.

Para que sea un cambio que perdure en el tiempo debemos tener varías estrategias para luchar contra el estigma, esas son:  la protesta, la educación y el contacto social.

La protesta consiste en que varias organizaciones de personas con algún trastorno mental protestan contra declaraciones públicas, las imágenes y noticias negativas que emiten los medios de comunicación. Con estas protestas hacen que se cambie las declaraciones y se quiten las imágenes negativas sobre las personas que tienen algún problema de salud mental. Pero esta táctica tiene un efecto al principio, pero con el paso del tiempo pierde fuerza y tiene riesgos de sufrir un efecto < rebote> como que las personas que tienen esa idea sobre los trastornos mentales refuercen ese pensamiento.

Otra táctica es la educación: “La educación trata de disminuir el estigma proporcionando información veraz y equilibrada. Se han utilizado diferentes medios, como libros, vídeos y programas de enseñanza estructurados para transmitir este tipo de información. Se ha comprobado que cursos educativos breves sobre la enfermedad mental reducen las actitudes estigmatizadoras entre limitado y que los programas son más eficaces   para los participantes que tienen un conocimiento mayor de la enfermedad mental antes de la educación o que tenían contacto de antemano con personas con enfermedad mental”.

Otra estrategia es crear programas en distintos lugares dirigidos a cambiar las actitudes sociales hacia las personas que tienen trastornos mentales, estos programas pueden estar enfocados a enfermedades en general o a enfermedades específicas como la esquizofrenia y la depresión. A pesar de las diferencias de los tratamientos de cada enfermedad, estos programas incluyen un elemento importante que es la educación a través de los medios de comunicación, campañas focalizadas en trastornos depresivos, el conocimiento de la enfermedad y los tratamientos biológicos.

Por último, la estrategia del contacto:

El contacto con personas con enfermedad mental puede ayudar a aumentar los efectos de la educación sobre la reducción del estigma. el contacto puede ser una estrategia importante para disminuir los estereotipos y el estigma de salud mental.  Si combinamos el contacto con la educación nos da la clave para luchar contra el estigma de la salud mental.

Para acabar con el estigma de la salud mental, lo importante es informar y educar a la sociedad, para ello debemos realizar campañas de información sobre los mitos y las realidades de los trastornos mentales para que la gente conozca la realidad de las enfermedades mentales y como es la vida de las personas que tienen esos trastornos. Además, los medios de comunicación deben crear campañas de concienciación, debemos construir centros educativos y otras instituciones para que todos vivamos en una sociedad más inclusiva.


Nerea Fernández Alcolea

- Publicidad -
spot_img

MÁS NOTICIAS

spot_img

síguenosredes

8,100FansMe gusta
2,958SeguidoresSeguir
1,997SeguidoresSeguir
client-image
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad