Socuéllamos, fiel a sus tradiciones, ha celebrado la Misa de Difuntos, durante la mañana del viernes 2 de noviembre en el cementerio municipal de San Javier.

En nuestra localidad, además de celebrar la Festividad de Todos Los Santos el 1 de noviembre, es el día después cuando nuestros paisanos y paisanas realizan la “visita” casi obligada al cementerio para recordar a los que ya no están entre nosotros, pero que siempre permanecen en nuestro recuerdo.

El cementerio socuellamino durante estos días y los previos a esta festividad, es un ir y venir de gentes, que aprovechan para realizar limpieza de las zonas donde sus familiares o amigos descansan, aportando los tradicionales centros florales, elemento representativo del cariño inolvidable hacia los que un día nos dejaron.