10.2 C
Socuéllamos
miércoles, 27 enero, 2021

CSIF exige bajar las ratios para paliar las carencias educativas originadas por la pandemia de coronavirus

El sindicato propone un máximo de 23 alumnos por clase en Infantil y Primaria, 28 en Secundaria y 32 en Bachillerato

- Publicidad -

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) se muestra en contra de la propuesta de ratios presentada hoy por la Consejería de Educación para el curso 2021-2022 y exige una bajada efectiva para paliar las carencias educativas originadas por el Covid-19.


La relación de alumnos por aula que plantea la Administración es 25 en Infantil y Primaria; 30 en Educación Secundaria y 35 en Bachillerato. Estas ratios, de por sí elevadas, pueden llegar, en aplicación del 10% de escolarización sobrevenida, a 28 alumnos en Infantil y Primaria, 33 en Educación Secundaria y 39 en Bachillerato.

- Publicidad -


CSIF siempre ha reclamado una bajada significativa del número de alumnos para mejorar la calidad de la enseñanza, pero en la situación actual esta reducción se torna absolutamente ineludible. Las enormes carencias ya se mostraron en el último trimestre del pasado curso y ahora se han hecho más evidentes con la falta de profesores, la organización online y semipresencial de las clases, la ausencia de espacios adecuados, desdobles, asignaturas que no se pueden impartir en sus aulas correspondientes... La Central Sindical subraya que la educación pública está saliendo adelante gracias al esfuerzo de los docentes y de los equipos directivos.


Además, hay que hacer un esfuerzo por atender a la diversidad en las aulas y para ello es necesario reducir el número de alumnos en aquellas clases donde haya alumnado con necesidades educativas especiales. Por todo ello, CSIF exige a la Consejería bajar las ratios en todos los niveles educativos hasta un máximo de 23 alumnos en Infantil y Primaria, 28 en Educación secundaria y 32 en Bachillerato.


Por otra parte, y sobre la implantación de purificadores con filtros homologados en las aulas, CSIF vuelve a incidir en que la Consejería de Educación, que ha dado el visto bueno a su uso, asuma el coste de su instalación y mantenimiento. La ventilación natural como medida de prevención para evitar el contagio de coronavirus está provocando, con la actual bajada de temperaturas, que docentes y alumnos tengan que permanecer en clase con ropa de abrigo, lo que además de la propia incomodidad supone un riesgo para la salud.



De lo contrario, CSIF considera que se incide en la discriminación de centros en Castilla-La Mancha, ya que actualmente el coste y mantenimiento de los purificadores lo están asumiendo las administraciones locales y las asociaciones de padres y madres. La Consejería debe atajar el agravio comparativo, puesto que hay centros con ayuntamientos y organizaciones que no pueden costear estos aparatos, para asegurar la igualdad de condiciones en toda la red de educación pública de la región.

- Publicidad -

MÁS NOTICIAS

síguenosredes

7,170FansMe gusta
2,471SeguidoresSeguir
1,900SeguidoresSeguir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad