Santoral del 13 de mayo. Fátima, Pedro, Andrés Huberto, Gliceria, Inés, Juan, Servacio y Gemma.

- Publicidad -

13 de mayo, mes de la Virgen María. Lunes de la VII Semana de Pascua. Hoy es el día de la Virgen de Fátima.

Felicidades a los que se llaman Fátima, Pedro, Andrés Huberto, Gliceria, Inés, Juan, Servacio y Gemma.

Salmo: Reyes de la tierra, cantad a Dios.

Lectura del santo evangelio según san Juan (16,29-33):

EN aquel tiempo, aquel tiempo, los discípulos dijeron a Jesús:
«Ahora sí que hablas claro y no usas comparaciones. Ahora vemos que lo sabes todo y no necesitas que te pregunten; por ello creemos que has salido de Dios».
Les contestó Jesús:
«¿Ahora creéis? Pues mirad: está para llegar la hora, mejor, ya ha llegado, en que os disperséis cada cual por su lado y a mí me dejéis solo. Pero no estoy solo, porque está conmigo el Padre. Os he hablado de esto, para que encontréis la paz en mí. En el mundo tendréis luchas; pero tened valor: yo he vencido al mundo».

Palabra del Señor

Hoy profundizamos en la advocación de la Virgen María de Fátima. No lo transcribo por su extensión, os dejo el enlace: https://www.santopedia.com/santos/virgen-de-fatima En 1917 en la localidad de Aljustrel, la contemplación de la que, en el orden de la gracia, es nuestra Madre clementísima, suscita en muchos fieles, no obstante las adversidades, la oración por los pecadores y la profunda conversión de los corazones.

San Pedro de Regalado presbítero de la Orden de Hermanos Menores, conspicuo por la humildad y el rigor de la penitencia, que fundó dos conventos, para que en ellos viviesen sólo doce hermanos solitarios. Patrón de Valladolid. (s. XV).

San Andrés Huberto Fournet presbítero, quien ejerció como párroco durante la Revolución Francesa y, no obstante su condición de sacerdote proscrito, fortaleció la fe de sus feligreses, y al restablecerse la paz para la Iglesia, fundó, junto con santa Isabel Bichier des Ages, la Congregación de Hijas de la Cruz. (s. XIX).

Santa Gliceria de Trajanópolis Arrestada por su fe, se las apañó para destruir la estatua de Júpiter antes de morir en apresada, torturada y martirizada. (s. II).

Santa Inés (o Agnes) de Poitiers abadesa, que recibió la bendición de manos de san Germán de París y gobernó con inmensa y amorosa solicitud el monasterio de Santa Cruz de Poitiers. (s. VI).

San Juan Silenciero o Silencioso, ermitaño y obispo de Colonia. (s. VI).

San Servacio obispo de Tongres, quien defendió con tenacidad la fe ortodoxa nicena acerca de la naturaleza de Cristo en controversias suscitadas en varios concilios (s. IV).

Santa Gemma de Sulmona virgen, que vivió recluida en una pequeñísima celda adosada a la iglesia, desde la que podía ver solamente el altar. (s. XV).

- Publicidad -

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

MÁS NOTICIAS

client-image