Santoral del 10 de mayo. Damián, Job, Antonino, Blanda, Calepodio, Cataldo, Comgall, Dioscórides, Epímaco, Gordiano, Guillermo, Solangia y Juan.

- Publicidad -

10 de mayo mes de la Virgen María. San Juan de Ávila, santo ciudarrealeño. presbítero y doctor de la Iglesia.

Felicidades a los que se llaman Damián, Job, Antonino, Blanda, Calepodio, Cataldo, Comgall, Dioscórides, Epímaco, Gordiano, Guillermo, Solangia y Juan.

Salmo: Dios es el rey del mundo.

Lectura del santo evangelio según san Juan (16,20-23a):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«En verdad, en verdad os digo: vosotros lloraréis y os lamentaréis, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría.
La mujer, cuando va a dar a luz, siente tristeza, porque ha llegado su hora; pero, en cuanto da a luz al niño, ni se acuerda del apuro, por la alegría de que al mundo le ha nacido un hombre.
También vosotros ahora sentís tristeza; pero volveré a veros, y se alegrará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestra alegría. Ese día no me preguntaréis nada».

Palabra del Señor

Hoy prestamos especial atención a san Juan de Ávila, patrón del clero español y doctor de la Iglesia, nació en Almodóvar del Campo (Ciudad Real), fue muy importante en muchos aspectos, ejerció su actividad sobre todo en Andalucía, influyó mucho con sus escritos en el Concilio de Trento. Tan popular es su figura, tan evangélico su mensaje, tan claro su ejemplo, tan sincera su entrega y tan cargado de frutos su celo que el jesuitismo incipiente se plantea seriamente incorporarlo a sus filas para el bien de la Iglesia y del Reino. Será el mismísimo jesuita Villanueva, encargado por Ignacio del negocio de estudiar la conveniencia y de invitarlo a incorporarse a ellos, quien llegó a comentar con veraz y certera intuición después de haberle tratado por algún tiempo: «En tanta conformidad, no parece que haya otro acuerdo: o que él se una a nosotros o que nosotros nos unamos con él». Murió Juan de Ávila el 10 de mayo de 1569 con humildad y piedad ejemplar, repitiendo los nombres de Jesús y María. Fue beatificado en 1894; Pío XII, el 2 de julio de 1946, lo proclama patrón del clero español y lo canoniza Pablo VI en 1970, el 31 de mayo. A petición de la Conferencia Episcopal Española a la Santa Sede fue recientemente declarado Doctor de la Iglesia Universal. (s. XVI)

San Damián de Molokai, más conocido como Padre Damián, padre de los leprosos. (s. XIX)

Santo Job patriarca, varón de admirable paciencia en el país de Hus. El Diablo le puso a prueba con permiso de Yavhé cauándole desgracias como enfermedades, muertes de su ganado, pobreza, e incluso la muerte de sus hijos; y todo lo aguantó sin perder la fe.

San Antonino de Florencia obispo, quien, después de llevar a cabo una labor de reforma en la Orden de Predicadores, se consagró con diligencia al ministerio pastoral de su diócesis, resplandeciendo por su santidad y por su provechosa y sistemática predicación. (s. XV).

Santa Blanda mártir.

San Calepodio presbítero.

San Cataldo de Irlanda obispo y peregrino, de origen irlandés (s. VII).

San Comgall abad, que fundó el célebre monasterio irlandés de Bangor y fue un padre sabio y un guía prudente de numerosos monjes. (s. VII).

San Dioscórides de Mira mártir.

San Epímaco mártir.

San Gordiano de Roma mártir.

San Guillermo de Pontoise presbítero de origen inglés, que ejerció su ministerio de párroco resplandeciendo por su entrega a las almas y por su fervor religioso. (s. XII).

Santa Solangia virgen, de la cual la tradición ha transmitido que sufrió el martirio en defensa de su virginidad (s. IX).

- Publicidad -

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

MÁS NOTICIAS

client-image